Tanystropheus.png

El Tanystropheus era un carnívoro muy eficiente incluso dentro del agua. Cuando se acercaba un banco de peces, este animal tenía dos opciones, o bien saltar al agua e intentar atrapar a los peces o bien usar su largo cuello como una caña de pescar. Gracias a este enorme cuello, que constituía más de la mitad de la longitud del animal podía atrapar fácilmente a los peces de los que se alimentaba, pero este cuello solo tenía diez vértebras, y eran enormes, por lo que se cree que no podía mover el cuello como los plesiosaurios. En tierra, el animal llebava el cuello erguido, pero en el agua lo echaba hacia delante y lo introducía en el agua para atrapar a los peces con sus dientes similares a arpones, que luego destrozaba con las garras de sus patas. Tenía las patas palmeadas, lo que revela que pasaba bastante tiempo en el agua. El hocico era puntiagudo y las mandíbulas estaban provistas de una doble hilera de dientes afilados y algo curvados. El cuello de este animal no se desarrollaba a la vez que su cuerpo, de pequeño, el cuello del Tanystropheus tenía un tamaño normal, pero según iba creciendo, el cuello aumentaba de tamaño el triple de rápido que el resto de su cuerpo, y debido a eso se cree que este animal se alimentaba durante bastante tiempo de insectos. Estos animales vivían en pequeñas comunidades cerca de la costa o en los lagos donde los adultos y las crías podían comer bien. Es posible que este animal, si era atacado, pudiera desprenderse de su cola de forma similar a las actuales lagartijas, así el depredador se distraía con la cola y el Tanystropheus podía escapar, pero esta teoría es poco probable.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.