Smilodon con la boca abierta.

De aspecto muy imponente, el mordisco del Smilodon era relativamente débil y sólo tenía, aproximadamente, un tercio de la potencia del de un león (su potencia de mordida era de solo 80 kg). Cazaba en solitario, poseía unas patas delanteras muy fuertes, que usaba para tumbar a la presa e inmovilizar a sus víctimas con una fuerte flexión de la cabeza permitida por una potente musculatura cervical, clavando sus temibles caninos en la garganta. La sangre dejaba de llegar al cerebro y la muerte se producía de manera inmediata. No necesitaba, por tanto, una mandíbula tan potente como los felinos actuales. Podía abrir su mandíbula hasta 120º y sus enormes colmillos alcanzaban los 17 cm de largo. Significado : Dientes de cuchilla   Longitud : 2,5 metros                                                                                                                                         Altura : 1,2 metros                                                                                                                                               Peso : 250 kilos                                                                                                                                                   Vivió :En América del norte durante el pleistoceno

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.