Neuquensaurus.jpg

Los restos del esqueleto del Neuquensaurus indican que su peso se reducía gracias a que tenía las vértebras huecas, de forma que este se reducía un 30%. Solía desplazarse a cuatro patas, pero podía erguirse sobre las patas traseras y apoyándose en la cola para alcanzar las ramas más altas de los árboles. Su espalda estaba protegida por placas óseas formadas por hueso unido a la piel, de forma que las placas no estaban unidas al esuqeleto del animal. Su larga cola terminaba en un látigo con el que golpeaba a los depredadores.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.