Mamenchisaurus.png

El Mamenchisaurus se distinguía por tener un cuello muy largo, con un total de 19 vértebras, que comprendía más de la mitad de la longitud total del cuerpo. Las vértebras cervicales estaban tan reforzadas con puntales óseos que el Mamenchisaurus se veía obligado a llevar el cuello horizontal, con lo que la cabeza quedaba en línea con la espalda, pero también podía alzar el cuello para alcanzar las hojas de las copas de los árboles. Sigue siendo un misterio como le llegaba la sangre al cerebro a través de un cuello tan largo, pero se cree que quizás tuviera pequeños corazones entre las vértebras. El Mamenchisaurus arrancaba las hojas con sus fuertes dientes en forma de cuchara, que estaban situados en la parte delantera de las mandíbulas. Se cree que estos animales vivían en manadas que les daban mayor seguridad, pues prácticamente no tenía defensas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.