Kuehneosaurus.jpg

Lo más destacable del Kuenhneosaurus son sus grandes órbitas oculares, que permiten suponer que poseía de una buena visión. El Kuenhneosaurus era como un lagarto y a cada lado del cuerpo tenía unas costillas revestidas de piel que podía plegar y desplegar. A pesar de tener esa membrana, el Kuenheneosaurus no podía volar, sólo planear.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.