Kotasaurus.jpg

Además de las características típicas de los saurópodos (cuerpo rechoncho y cabeza pequeña), el Kotasaurus poseía unas patas relativamente esbeltas y una espalda estrecha. Sus vértebras no estaban huecas, por lo que era un animal bastante pesado. El Kotasaurus despedazaba las plantas con sus dientes en forma de cuchara y las tragaba sin masticarlas, pues el Kotasaurus tragaba piedras estomacales (gastrolitos) que realizaban la masticación dentro del estómago. Al ser animales muy grandes, tenían que comer la increíble cantidad de 170 kilogramos de plantas al día. Se cree qe vivía en pequeñas manadas como los elefantes.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.