Dimorphodon.jpg

El Dimorphodon pertenecía a los reptiles alados de cola larga, en el extremo de la cual tenía un trozo de piel en forma de rombo que servía para equilibrar el peso y controlar la dirección del animal. Para escalar las rocas y tirarse desde lo alto usaba sus garras afiladas. Sus patas traseras eran muy largas y fuertes, lo que hace suponer que en tierra caminaba a dos patas. Tenía un cráneo enorme, de unos 20 cm de longitud, y su dentadura resultaba muy peculiar. Ambas mandíbulas tenían unos grandes dientes delanteros, mientras que el resto de la dentadura era pequeña. En la mandíbula inferior tenía 30 dientes pequeños y afilados. 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.