Aeolosaurus.jpg

El Aeolosaurus poseía una cola y un cuello largos y, por lo general, caminaba a cuatro patas. Para comer las hojas de los árboles más altos, el Aeolosaurus se erguía sobre sus patas traseras, cosa que también hacía para defenderse de los depredadores. Las protuberancias óseas, de 15 cm de diámetro, le servían para protegerse de los depredadores.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.